Las salas expositoras de Ikea promocionan la adopción de perros

Exhibited by
Alhelí Quintanilla
Added
October 05, 2015
Medium of Communication
Medio escogido: Tienda de muebles
Target Audience
Audiencia a la que se dirige: Donantes individuales
Type of Charity
Tipo de organización/ONG: Animales
Country of Origin
País de origen: Singapur
Date of first appearance
Fecha de primera aparición: mayo de 2014

El punto de vista de SOFII

Estamos ante una inteligente campaña diseñada para convencer a los que están comprando muebles de que un perro sin hogar podría ser lo que necesitan para completar su casa. Un ejemplo perfecto de lo beneficioso que puede resultar la asociación entre una ONG animalista y una empresa que quiere visibilizar su responsabilidad social corporativa.

Objetivos

La filial de IKEA en Singapur se asoció con dos refugios de animales para crear la campaña Home for Hope (Casa para la esperanza), una iniciativa solidaria que consistió en colocar recortes de cartón de perros a tamaño natural en diversas salas expositoras de la tienda. La idea subyacente era que los clientes se imaginaran cómo sería su casa con un perro y lo adoptaran.

Antecedentes

Home for Hope nació de una necesidad urgente. Debido a su ajustado presupuesto, los refugios de la Animal Lovers League y del Save our Street Dogs sólo podían hacerse oír a través de las redes sociales. El problema es que sus seguidores ya eran amantes de los animales y casi todos tenían ya  mascotas. Por tanto, el nivel de adopciones era muy bajo.

Kua Yiwen, de Save Our Street Dogs, relata de hecho en el vídeo que aunque contaban con alrededor de 30.000 fans en Facebook, muchos de ellos ya tenían perros y que el número de potenciales adoptantes que podían conseguir en redes sociales estaba muy lejos de ese número. El proyecto se diseñó para ayudar a estos rescatadores de animales a llegar a nuevas audiencias que estuvieran pensando en adoptar a un animal o que simplemente se enamoraran de alguno de los perros que mostraban y lo acogieran en su familia.

Para conectar con personas que todavía no tenían un amigo peludo, IKEA fotografió a perros sin hogar y usó las instantáneas para crear recortes de cartón  a tamaño natural. Esos recortes se colocaron después en las salas de exposición de Ikea en lugares donde podría haber un perro: sentado en una alfombra,  tendido en el sofá y, por supuesto, reclamando su botín al lado de la mesa del comedor. Los recortes daban una buena idea, con un toque cursi, de cómo sería realmente vivir en esa casa y otorgaron a los perros un sitio destacado entre sus potenciales familias.

Los compradores podían convertirse en adoptantes potenciales escaneando los códigos QR que cada perro de cartón llevaba en su collar. El enlace los redirigía a la página web e Home for Hope y a la biografía y el vídeo que acompañaba a cada perro.

Influencia/Impacto

Desde que comenzó el proyecto, otras tiendas de muebles como Foundry, Grafunkt, Commune, Journey East y Noden Collective se han sumando al proyecto de ayudar a adoptar perros. Una tienda Ikea situada en Tempe, Arizona, ha sido la primera de Estados Unidos en unirse al proyecto y ya ha conseguido que seis perros de la organización  Arizona Humane Society hayan sido adoptados.

Traducido por:

Alhelí Quintanilla

View original image
Los recortes a tamaño natural de perros que necesitaban ser adoptados fueran cuidadosamente colocados en las salas de exposición.
View original image
Cada recorte lleva incorporado un código QR para acceder a la información de ese animal en concreto.